Batman El Caballero Oscuro: Conspiración

Batman El Caballero Oscuro: Conspiración

La editorial española ECC edita en tomos sin numeración ni periodicidad regular arcos de la mítica serie Legends of the Dark Knight, que desde fines de los 80 se ha encargado de traer historias independientes con equipos artísticos diferentes que abarcan los primeros años de Batman como protector de Gotham. Una serie muy recomendable y que ha publicado historias interesantísimas del personaje.

Hoy traigo un arco de 3 números publicados originalmente en 1996 escrita por Doug Moench y dibujada por J.H. Williams III. Esa era la época en que Moench escribía la serie regular Batman que comenté en otra review, por lo que el tono de la historia es esencialmente la misma que en ese run: misterio, intriga y un caso por resolver. En este caso encontramos una secta satánica que ataca en Gotham (idea poco original, pues ya se había hecho varias veces en los comics del personaje) y que provoca asesinatos rituales con características especiales. En ese contexto, la investigación que realiza Batman lo lleva a otras ciudades y a las distintas ramificaciones que esta secta tiene.

Lo más interesante que aporta este comic es la idea de que la secta no tiene un líder definido, un rostro claro que esté detrás de todo y que al apuntarle se puede resolver todo bien. En ese sentido, el Caballero Oscuro encuentra que cada paso que hace y cada cosa que va descubriendo abre nuevas posibilidades pareciendo un largo camino sin fin. También tiene otro plot que transcurre en paralelo y que se resuelve al final del comic en forma muy interesante. Asimismo, otro punto a favor es el misterio del objetivo que persigue esta secta y que también debemos esperar hasta el final para descubrirlo.

De todas formas tiene algunos aspectos negativos: la historia, más allá de lo que dije antes, no es muy original, y tiene algunas vueltas un poco obvias para el lector experimentado. Otro punto que puede tirar abajo es el dibujo de un muy primerizo J.H. Williams, muy lejos de lo que conocimos de él posteriormente (y que nos deslumbrara) en comics como Promethea, Batwoman, Sandman Overture, por nombrar algunos). Este es un dibujo raro, con unas caras a veces no bien dibujadas o que dubita un poco en las escenas de acción.

Lo que sí se destaca es el final, un final polémico que, en mi opinión, le sube un poco la puntuación a la historia, siendo uno de los puntos más originales de la misma, y que despertó pasiones en su momento. En definitiva, una buena historia que no entrará en ningún ranking de los mejores comics del encapotado, pero que se lee bien y es bastante digno.