Grandes Autores de Batman: Doug Moench y Kelley Jones Volumen 1: Fundido en Negro

Grandes Autores de Batman: Doug Moench y Kelley Jones Volumen 1: Fundido en Negro

La editorial española ECC, siguiendo una reedición yanqui, recopila toda la etapa de este equipo de mitad de los 90 en 4 tomos de los que ya han salido 3. La idea es ir comentándolos a medida que los vaya leyendo.

Fundido en Negro

Este primer tomo recopila los números 516 a 524 de Batman, publicados originalmente en 1995. Esta etapa viene después de lo que significó el abandono temporal del manto por parte de Bruce Wayne en KnightFall hasta que lo recupera en KnightsEnd cuando debe pelear contra aquel a quien dejó a cargo. Un horror todo, pero sirve recordarlo para valorar aún más esta etapa. Moench es un guionista con una larga trayectoria en los comics, y especialmente en Batman, pues ha escrito historias del personaje desde fines de los 70: arcos, miniseries, especiales, y esta etapa que duró desde 1995 a 1998.

Las historias tienen una atmósfera de terror, y los villanos que aparecen fortalecen esa idea: El Espantapájaros, Killer Croc, Araña Negra, Máscara Negra, etc; todo esto se complementa con ambientes alejados, castillos, magia negra… un cóctel tremendo que resulta en historias cautivadoras y atrapantes. El primer arco “Durmiente” es en 2 partes y enfrenta al hombre murciélago con una bruja en una de las mejores historias de esta etapa, en un relato que combina lo policial con lo onírico y una vuelta de tuerca final bastante inesperada (al menos para mí). Luego viene una historia que tiene a Máscara y a Araña Negra; no está mal, se deja leer, pero no está al nivel de la anterior ni de la siguiente: la protagonizada por Killer Croc. Esta sí es tremenda. No spoileo nada, simplemente digo que las motivaciones de Croc son interesantes y alejan al personaje del típico rol de villano que actúa porque sí, porque es malo. Solo digo que el final es emotivo.

Batman Inside

El tomo cierra con una historia que tiene al Espantapájaros y nos mete en un clima de pesadilla y terror, que le calza a Kelley Jones como anillo al dedo; y ya que hablo del dibujante, me detengo en él unas líneas: su trabajo es removedor y renovador con lo que suele ser el estilo en los superhéroes, más cercano a artistas como Bernie Wrightson o Mignola, por ejemplo. Su dibujo exagerado es icónico (esas orejas largas, esa capa infinita) y por tanto divide las aguas de los fans. A mí me encanta, y le da un tono único e ideal a estas historias.

Acá se incluye también un arco dibujado por nuestro compatriota Eduardo Barreto, en una de sus muchas colaboraciones con DC (arco no incluido en el tomo estadounidense). En mi opinión este tomo es de compra obligada para cualquier fan de Batman que quiera conocer etapas clásicas del personaje, y que le permita conocer otra faceta que lo aleje del horror en que se han convertido sus comics en la actualidad.