Entrevista a Nicolás Peruzzo

Entrevista a Nicolás Peruzzo

A un par de días de Montevideo Comics, nos contactamos con el historietista e ilustrador Nicolás Peruzzo quién va a estar presentando en dicha convención su obra “Pancho el Pitbull”.

Nicolás Peruzzo presenta Pancho el Pitbull en Montevideo Comics 2015

Para quienes no lo conocen, Nicolás es un dibujante uruguayo que ha trabajado en varios proyectos locales como internacionales, entre ellos “Ciudad Fructuoxia”, “Ranitas”, y “Brad’s Pit”. Con motivo de su presentación este fin de semana, decidimos entrevistarlo y aprovechar para recomendarles que descarguen y lean Pancho el Pitbull.

¿Cómo entraste al mundo de los cómics?

Siempre fui fanático de los cómics, pero mientras era adolescente nunca lo vi como una opción viable de trabajo. Si bien hice algunos trabajos de ilustración esporádicos a comienzos de los 2000, (entintando dibujos para dos proyectos de animación, o publicando dibujos en la revista NEO de Leo Lagos), decidí estudiar ciencias económicas. Mi padre era contador, y siempre me interesó el mundo de la economía. En 2008 saqué el primer premio en el concurso de historietas de Montevideo Comics. Eso llevó a que me invitaran a dibujar en Cisplatino. Al mismo tiempo publiqué de forma independiente mi primer cómic Relatos de Ciudad Fructuoxia: el Gol de la Valija, y me invitaron a escribir guiones en la revista Sidekick, y empecé a ver que había cierto interés por mi trabajo.

¿Cuándo decidiste hacer del dibujo tu profesión?

En 2009 yo tenía 29 años, una edad bastante avanzada para empezar en el mundo del cómic, pero me di cuenta que era ahora o nunca. Así que dejé las ciencias económicas y me lancé a trabajar como ilustrador freelance. Al poco tiempo empecé a trabajar en la editorial de libros infantiles de Neal Wooten en EEUU, y no he parado hasta ahora.

¿Qué herramientas y técnicas utilizas para la elaboración de tus historietas?

En general dibujo en papel, primero a lápiz, y luego a tinta (dependiendo del trabajo, entinto con marcadores, o con pluma y tinta china). Luego escaneo y coloreo digitalmente en PhotoShop con una tableta Wacom. En algunos casos, trabajo directamente en digital, por ejemplo en algunas tiras de Pancho el Pitbull, donde no se requiere un dibujo 100% nuevo, sino que alcanza con adaptar uno ya existente.

¿Preferís, trabajar solo o en equipo?

He trabajado en casi todas las modalidades que el cómic permite: como guionista (El más notorio actualmente es una serie llamada Rincón de la Bolsa para la revista Lento, dibujada por Gabriel Serra), como dibujante (en Pancho el Pit Bull, en libros infantiles) y como autor integral, en la mayoría de mis novelas gráficas. También trabajo como editor en Bandas Educativas, el proyecto de cómics educativos que tengo junto a Alejandro Rodríguez Juele y Victoria Saibene.

Cada tarea se disfruta de lados diferentes: Cuando trabajo como autor integral la libertad es total, y el disfrute pasa por ahí. Con saber que no tenés que hacer ninguna clase de concesión. Al trabajar como guionista podés darte el lujo de escribir cosas que estén por fuera de tu rango como dibujante. Si tenés la suerte de encontrar un dibujante virtuoso (como el caso con Gabriel Serra) podés imaginarte secuencias que vos no dibujarías. Trabajar como dibujante me permite relajarme y solo preocuparme por dibujar (escribir no suele ser un proceso sencillo para mi. Mis guiones se escriben de forma muy lenta, con constantes reescrituras). Ser editor de contenidos de Bandas Educativas me resulta muy interesante. Junto a Alejandro y Victoria pensamos los temas a tratar en cada proyecto, como se estructurará. Luego empezamos a ver que guionistas y dibujantes serían los adecuados para cada historia, y como los trabajos individuales se acoplan en el proyecto global. Una vez que ellos comienzan a trabajar, supervisamos sus guiones y dibujos. Ser editor requiere otra clase de habilidades, muchas veces muy alejadas de lo artístico: armar cronogramas de publicación, armar presupuestos, hacer un seguimiento de la contabilidad de cada proyecto, ir a reuniones de trabajo para vender los proyectos, hablar con las imprentas. Haber trabajado casi 10 años en un estudio contable me ha dado cierta facilidad para esta faceta, que a veces se parece más a la de un empresario que a la de un autor de historietas.

¿Cuál fue el cómic que más disfrutaste hacer?

Me he divertido mucho escribiendo y/o dibujando mi serie Relatos de Ciudad Fructuxia, comic que parodia la idiosincrasia uruguaya tomando prestada la estética de las historietas de superhéroes. Aunque sin dudas el cómic que más disfruté hacer fue RANITAS: Catársis y Rock n Roll, una novela gráfica compuesta por varios relatos cortos autobiográficos. La mayoría de ellos transcurren durante mi adolescencia, y me resultó muy divertido volver a rememorar esos tiempos: la ropa, la estética, la música, los boliches a los que salíamos.

De izquierda a derecha: La Mudanza, Ciudad Fructuoxia, Ranitas

¿Cómo conociste a Neal Wooten? ¿Cómo es trabajar con el?

Mis proyectos con Neal Wooten son el perfecto ejemplo del trabajo a distancia que podemos hacer los dibujantes gracias a los avances en la comunicación. Venimos trabajando juntos desde hace 6 años y no nos conocemos las caras.

En 2009 yo estaba cambiando drásticamente de rubro, abandonando mis estudios/carrera en las ciencias económicas para dedicarme al dibujo. Me creé un perfil en una página de freelancers, y unas semanas después me contactó Neal, que estaba buscando ilustradores para su editorial de libros infantiles, Mirror Publishing. Hice una prueba, le gustó mi trabajo, y empezó a mandarme libros infantiles para dibujar, siempre con la misma metodología: yo recibo un PDF con los textos del libro, separado página a página (en general los libros tienen 24 páginas), y una descripción de cómo el autor quiere la ilustración. Venimos trabajando juntos desde ese momento, y ya llevamos casi 40 libros publicados.

¿Qué nos podés contar de Pancho el Pitbull?

Trabajar con Neal Wooten siempre fue muy sencillo. Nos entendemos muy bien, y desde hacía un tiempo teníamos la idea de hacer algo por fuera de mi trabajo como ilustrador para su editorial. A fines de 2013 me propuso crear juntos una tira humorística para Facebook, escrita por él y dibujada por mi. En enero de 2014 comenzamos a subir dos veces por semana las tiras de Pancho (llamado en inglés Brad’s Pit) y la recepción ha sido sorprendentemente buena. En este año y medio de publicación ya tenemos mas de 27.500 seguidores en nuestra página, y hace un par de meses se ha publicado el primer libro recopilatorio en inglés. Yo quería tener también una versión en español, así que a fines de 2014 empecé a traducir las tiras para editar el libro acá. Fue una tarea sorprendentemente difícil. Neal usa muchos juegos de palabras en los remates de sus chistes (que son imposibles de traducir al español), y también incluye muchas referencias a la cultura y actualidad de EEUU que difícilmente entienda el lector uruguayo (no me refiero a una referencia cinematográfica, o de una serie que podemos llegar a ver aquí, sino, por ejemplo, hacer un chiste con el conductor de un informativo), así que en unas cuantas tiras debí crear un nuevo chiste usando los dibujos existentes.

¿Cuáles son tus principales influencias como dibujante?

Mis referencias han ido variando mucho con los años. Cuando era niño estaba fascinado con los dibujos de Quino, el Astérix de Uderzo, o el Garfield de Jim Davis (fascinación que no ha hecho más que aumentar con los años, especialmente por Quino y Uderzo). En la adolescencia me obsesioné con los cómics de superhéroes que dibujaban John Byrne, Jim Lee, Todd McFarlane, Joe Madureira, Greg Capullo y Andy Kubert, y pasé todos mis años liceales intentando replicar su estilo en la parte de atrás de mis cuadernos. Cuando me metí en el mundo del cómic empecé a conocer infinidad de autores europeos, latinoamericanos, y de comic alternativo de EEUU que han sido mi verdadera influencia en mis años como profesional.

¿Qué comic nos podés recomendar, de lo último que hayas leído?

Esta semana terminé de leer Sangre y Sol, la nueva novela gráfica de Abel Alves, una aventura histórica que transcurre en Japón en el siglo XIX. Es muy recomendable, especialmente para ver como Abel, que se ha hecho reconocido en el medio local por sus tiras humorísticas, expande sus capacidades como guionista a otros géneros.

Por mi parte sólo queda recomendarles también la lectura de “Ranitas” que está para descargar en esta página de Ninfa Comics y si quieren saber más acerca de Nicolás y de Pancho el Pitbull acerquensé al Montevideo Comics este fin de semana. Pueden encontrar más de sus trabajos en el sitio web de Ninfa Comics, y pueden seguirlo en twitter @nico_peruzzo.